jueves, 4 de octubre de 2018

Encuentro de noviembre 2018

El próximo encuentro del Club de Lectura, en colaboración con el Instituto Cervantes de Lisboa y coordinado por la escritora Karla Suárez, tendrá lugar el 7 de noviembre a las 18h30 en el auditorio del Instituto Cervantes para comentar la novela Doña Bárbara de Rómulo Gallegos.

Noviembre: Rómulo Gallegos (Venezuela)

Libro a leer: Doña Bárbara

Santos Luzardo, un llanero que ha vivido gran parte de su vida en la ciudad, regresa a la sabana para recuperar las propiedades de su familia. Allí deberá enfrentarse con un mundo salvaje y fascinante, infectado de bestias peligrosas, donde el hombre se ve en la necesidad permanente de dominar la naturaleza para lograr sobrevivir. No menos complicado será el reto de enfrentarse a una sociedad rural regida por viejas tradiciones, por el autoritarismo y la arbitrariedad. Santos deberá luchar también contra aquellos que pretenden apropiarse de sus tierras, como es el caso de su vecina Doña Bárbara, una mujer sin escrúpulos, terrateniente aventurera y enigmática, atractiva y maléfica, que extiende su poder por toda la zona.

Doña Bárbara  está considerada como la más importante de las obras de Gallegos, ya que con ella se inicia una brillante época para toda la novelística del continente: la de las grandes historias autóctonas cuyo eje se constituye a partir de sucesos y personajes fascinantes salidos de un entorno apenas explorado hasta el momento. Más que una novela costumbrista, Doña Bárbara es una gran epopeya autóctona. A la inspiración desbordante de Rómulo Gallegos se une aquí un arte original y criollísimo, con el cual se describen esos personajes ya clásicos en la literatura venezolana y de todo el continente: Santos Luzardo, Pajarote, Ño Pernalete, Mujiquita, El Brujeador, Marisela y, desde luego, doña Bárbara, símbolo patético y desconcertante que en la novela de Gallegos constituye la figura más reveladora.

Rómulo Gallegos (Caracas, Venezuela, 1884 - 1969) Novelista y político venezolano. Hizo estudios de Agrimensura y de Derecho en la Universidad Central de su país, pero no llegó a terminarlos. Empleado de ferrocarriles y profesor en colegios privados, llegó a ser subdirector de la Escuela Normal y director del Liceo de Caracas. El dictador Juan Vicente Gómez le nombró en 1931 senador por el estado de Apure, pero sus convicciones democráticas le hicieron expatriarse y renunciar al cargo. En 1935, muerto Gómez, Rómulo Gallegos volvió a Venezuela, y en 1936 fue nombrado ministro de Educación en el gobierno de Eleazar López Contreras, cargo al que también renunció por los mismos escrúpulos morales. En 1947 fue elegido Presidente de la República, pero fue derrocado al año siguiente por una junta militar. Exiliado de nuevo en Cuba y México, regresó a su país al fin de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en 1958. Como narrador, Gallegos publicó: Los aventureros (1913), una colección de relatos; El último Solar (1920), una novela que reeditaría en 1930 con el título de Reinaldo Solar; La trepadora (1925); Doña Bárbara (1929);  Cantaclaro (1934); Canaima (1935); Pobre negro (1937); El forastero (1942); Sobre la misma tierra (1943); La brizna de paja en el viento (1952); La posición en la vida (1954) y La doncella y el último patriota (1957), con la que obtuvo el premio Nacional de Literatura. Gallegos está considerado, junto con el argentino Ricardo Güiraldes y el colombiano José Eustasio Rivera, entre los máximos representantes de la tendencia realista en la narrativa hispanoamericana de las primeras décadas del siglo XX.