jueves, 21 de febrero de 2013

Luís Sepúlveda (Chile)

En febrero-marzo estamos leyendo a Luís Sepúlveda (Chile)
Libro a leer: Patagonia Express

Los lectores de Luís Sepúlveda ya conocen su gran pasión: viajar, deambular por el mundo, observar a sus gentes y escuchar sus historias. Pero Sepúlveda tiene también otra pasión, podría decirse que en simbiosis con la anterior, que es la de contar él mismo, a su modo, esas historias oídas y otras que, gracias a su desbordante capacidad de fabulación, enriquecen la realidad convirtiéndola en literatura. Esta vez nos invita a acompañarle, codo con codo, en algunos de sus periplos por las solitarias tierras de Patagonia y Tierra del Fuego. Así, conocemos a Ladislao Eznaola, vagabundo del mar en busca de un nave fantasma, a su hermano Agustín, el bardo de Patagonia, a Jorge Díaz y La voz de Patagonia de Radio Ventisquero, la ternura de Panchito y su delfín, a aviadores enloquecidos que lo transportan todo, desde vino hasta muertos, por encima de la desolada inmensidad del paisaje... El libro se abre y se cierra con dos encuentros extraordinarios del autor con Bruce Chatwin y con Francisco Coloane, escritor chileno que alimentó la imaginación inquieta del niño Sepúlveda.
Apuntes de viajes, sí, pero también un aprendizaje de cómo viajar, de cómo conocer el mundo, de cómo mirarlo y quererlo. Luís Sepúlveda prolonga en cierto modo la tradición aprendida por él en los libros de su maestro Coloane y procura contagiarnos la inmensa felicidad de la verdadera aventura.

Primeras líneas:
En la casa mexicana de Mari Carmen y Paco Ignacio Taibo I hay una mesa enorme y en torno a ella se reúnen veinticuatro comensales. Allí escuché una vez cierta frase que sirve de título a un libro de Taíbo I: “Para parar la aguas del olvido”. Cuando más tarde leí la obra, por una parte creció mi cariño y admiración por el escritor asturiano, y por otra, aprendí que es imponible evitar la despedida de ciertos textos, por más que uno lo quiera y vea en ellos una parte fundamental de u intimidad.

Luís Sepúlveda (Ovalle, Chile, en 1949). Escritor chileno. Ha recorrido desde muy joven casi todos los territorios posibles de la geografía y las utopías, y de esa vida inquieta y agitada ha sabido dar cuenta, como dotadísimo narrador de historias, en apasionantes relatos y novelas. En 1993 Tusquets Editores empezó la publicación de su obra con su célebre novela Un viejo que leía novelas de amor, traducida a numerosos idiomas, con ventas millonarias y llevada al cine con guión del propio Sepúlveda, bajo la dirección de Rolf de Heer y protagonizada por Richard Dreyfuss. Le siguieron Mundo del fin del mundo, un libro entre la investigación y la denuncia; Nombre de torero, su particular novela negra; Patagonia Express, un libro de viajes autobiográfico; y dos recopilaciones de relatos: Desencuentros y Diario de un killer sentimental, entre otros títulos.  Ha escrito dos libros para niños: Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar (1996) e Historia de Max, de Mix y de Mex (2012). En 2009 ganó el Premio Primavera con su novela La sombra de los que fuimos. Entre sus más recientes publicaciones destacan, además, Últimas noticias del sur un libro de viajes realizado junto al fotógrafo Daniel Mordzinski.

No hay comentarios:

Publicar un comentario